¿QUÉ TAN BUENO ES SER POSITIVO TODO EL TIEMPO?

La Universidad de Nueva York ha realizado distintos estudios donde ha logrado desvirtuar uno de los mensajes más poderosos de la sociedad moderna:  que  mirar el lado bueno y enfocarse con fuerza en la meta  es garantía para  obtenerla.

Todos a nuestro alrededor enfocan sus energías en ser positivos, positivos, positivos y muchas veces se olvida medir el factor realidad, el factor presupuesto, el factor ¿Será voluntad de Dios?; existen conferencistas que ganan mucho dinero “Motivando” a las personas sin evaluar su realidad, sin realizar un estudio de mercado individual a cada emprendedor, solo les indican si “Fulana” lo hizo usted también puede hacerlo, porque usted es tan capaz como él, y sin duda es así todos tenemos capacidades, pero no todos tenemos las mismas, no todos nos desenvolvemos en un contexto cultural, social y económico idéntico.
Otro aspecto que el estudio de la Universidad de Nueva York hizo a través de la psicóloga Gabriele Oettigen es que las personas que se creen más débiles y creen que el esfuerzo que hagan no será suficiente para llegar a su meta, paradójicamente logran sus objetivos.

Para mí, creyente de Dios, el resultado de este estudio solamente confirma sus Escrituras:

Y El me ha dicho: Te basta mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, muy gustosamente me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de Cristo more en mí. 2 Corintios 12:9


-GRAVE ERROR-

 

Volviendo a lo de ser positivo siempre: este tipo de optimismo ha sido promovido en libros de autoayuda como El secreto,  que pregonan que los pensamientos positivos son recompensados con felicidad, riqueza, sabiduría y éxito. Pero lo que Oettingen ha encontrado en sus estudios es que ser positivo sobre el futuro no es suficiente para alcanzar los sueños.

RECOMENDACIONES

 

Lo recomendable e ideal es mantener un equilibrio, es decir Sé positivo con aquello que puedas controlar, sé profundamente escéptico con aquello que esté afuera de tu alcance.

Soñar no es malo, en general soñar es bueno cuando no se necesita actuar o no se tiene control sobre un resultado determinado. Pero si la meta es comprar un carro o conseguir trabajo tener estas fantasías positivas es problemático porque “esas imágenes lo relajan y no proveen la energía y el esfuerzo necesarios para ayudar a conseguirlos”, señala el estudio.

Un dato curioso es que debemos saber que la mente no distingue entre la realidad y la imaginación, y si estamos imaginando que ya logramos los objetivos deseados, entonces no generaremos ningún esfuerzo por alcanzarlos.

La vida es más que soñar despiertos, se trata de realizar estrategias para llevar a cabo los planes que tenemos, se trata más de fe y acción.

Santiago 2:14-17
14 Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?
15 Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día,
16 y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha?
17 Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.


Tener posibilidades de éxito está garantizado en las promesas de Dios, más no trabajar por nuestros sueños trae como resultado que pasen los años y nada pase, por eso siempre es bueno conocernos, en este artículo conociste como trabaja tu cerebro, toma las recomendaciones y espero que les vaya bien.

María Müller Noria

Creyente de Dios, emprendedora digital, usando mi cerebro al máximo y accionando en la realización de mis sueños.

Mi Instagram es @MullerDigital