NO TE DEJES VENCER


En ciertos momentos de la vida dónde nos toca evaluar cada aspecto significativo de lo que hemos hecho y en cierto sentido nos trae algo de frustración ver que no hemos logrado algunas metas que nos habíamos propuesto, empieza a invadirnos una tristeza, una rabia, impotencia, algo de eso que no entendemos, pero sabemos que en efecto no nos deja avanzar hacia lo que queremos.

AUTOEVALUACIÓN:

En primer lugar debemos ser críticas con nosotras mismas, saber que en ciertas áreas hemos estado pecando, hemos estado equivocada y por eso no hemos avanzado con gozo hacia la meta.

EVALÚA EL PROCESO:

La diferencia de Josué y Moisés exactamente fue el proceso que vivieron, las estrategias que implementaron y la seguridad interna que manejaban. Dios estaba tan claro quien era Josué que se atrevió a decirle “…yo iré contigo donde quieras que tú (Josué) vayas.” -Josué 1:9.

ACCIONA:

Tienes que accionar inmediatamente una vez sepas a donde ir, no puedes dejar las cosas para un “mañana” la diferencia entre muchas personas que han alcanzado el éxito en sus proyectos, trata precisamente de que accionaron en pro de la meta, no pospusieron el plan, se arriesgaron, no se resistieron al cambio.

TRABAJA EN EQUIPO:

Algo que me ha costado enormemente a mi es el trabajo en equipo y cada día trabajo en esto, debo saber y entender que en equipo se logran las metas y las mismas te llevan a apuntar a objetivos más grande, todo para crecer y crecer cada día.

SONRÍE:

Cada día de la vida no olvides sonreír, no olvides mostrar tu mejor cara, escucha música, baila sola, sal a mirar al cielo, relájate, esto te permitirá desahogar esa ansiedad que tiene, meditar en Dios y pedirle un consejo a mitad de una jornada no está mal, significa más bien que le estás dando el lugar que le corresponde.

CUIDA TÚ CARÁCTER:


Por último, cuida tu carácter, la amargura llega de manera inesperada y se aloja en el corazón. Volteas y te has convertido en aquello que no quieres o que criticabas tanto en otras mujeres, debes estar atenta a sonreír y a tomarte las cosas con serenidad. Confía en Dios y él hará. (Salmos 37:5)


Es el momento de que acciones con fe.

María Müller Noria

Creyente de Dios, emprendedora digital, usando mi cerebro al máximo y accionando en la realización de mis sueños.

Mi Instagram es @MullerDigital