MEDIOCRIDAD: UN ENEMIGO SILENCIOSO

Hoy vengo yo a reflexionar sobre las cuestiones diarias que nos suceden y nos hacen analizar para crecer, no para criticar, sino ver lo que sucede y listo para poder madurar y evaluar si vamos en la dirección correcta.

La vida es exacta, literal, no entiende de juegos, no entiende de medias tintas, no entiende “para más tarde hago esto” por eso siempre escucharás “la vida es de oportunidades, y debes saber aprovecharla” porque la vida se va moviendo en esferas espirituales y luego se convierte en lo que vemos. Tenemos la capacidad de hacer cosas grandes, cosas por otros a medida que aprovechamos cada oportunidad.


LA MEDIOCRIDAD

La mediocridad es más frecuente de lo que parece, se asemeja también al conformismo y a la pereza para emprender retos que nos propone cada amanecer.

La sucesión de frustraciones de nuestros mejores deseos ha provocado mecanismos de defensa apenas perceptibles, lo que hace que nuestro nivel de optimismo no sea siempre tan elevado y nos rindamos rápidamente.

El sistema llama “mediocre” a las personas que no resaltan en la sociedad, cuando yo me refiero a -grandes cosas- me refiero a cosas profundas, cosas densas, cosas que tenga impacto y marquen la vida de los demás.

En realidad, el mediocre es el que renuncia a vivir a fondo la vida, la persona que se adapta al sistema y cumple con el horario establecido para hacer algo, pero no va más allá, no realiza un mayor esfuerzo por algo extra que genere un beneficio a otros; puede ser desde una sonrisa, hasta algo material.

Las personas que cumplen, pero se reservan mucho de equivocarse, cuando la vida se trata precisamente de eso, de atreverse con paciencia a emprender objetivos que nos reten la vida.

POR QUÉ SE VUELVEN MEDIOCRES

La mediocridad llega producto del cansancio, cuando las cosas no salen bien, cuando por mucho tiempo se intentan proyectos, se intenta realizar sueños y estos no salen bien, perdemos la esperanza y creemos que si lo intentamos de nuevo será el mismo resultado

ANTÍDOTO PARA LA MEDIOCRIDAD

La oración, sin duda alguna, es un buen antídoto para no ser mediocres, está siempre te va a ayudar a mantenerte fuerte para cada lucha, con una mente limpia y sana para que no te afecten los fracasos, sino para que aprendas de ellos y sigas adelante. #Sencillito
La lectura, el leer le da a nuestro cerebro esa vitamina que permite automotivarnos cada día, pues nos lleva a ejemplos productivos y buenos (depende de lo que leas). También es importante señalar que, me refiero a leer libros, ensayos, no a leer redes sociales.
La valentía, que sin duda alguna va acompañada de dejar la flojera a un lado, blindar su mente de argumentos inútiles y creer en Dios y en lo que vas hacer.
Mantén siempre la armadura de Cristo y no te dejes vencer por los obstáculos que te toque enfrentar. Entre luchar y conformarse existe un hilo muy fino de romper.

LA ARMADURA DE DIOS – EFESIOS 6:10-18


10 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.
11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.
12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.
13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.
14 Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,
15 y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.
16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.
17 Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;

18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;

María Müller Noria

Creyente de Dios, emprendedora digital, usando mi cerebro al máximo y accionando en la realización de mis sueños.

Mi Instagram es @MullerDigital