CUANDO EL CORAZÓN USA A LA MENTE PARA JUSTIFICAR SUS ACCIONES

Proverbios 22:13
Para no trabajar, el perezoso pretexta que en la calle hay un león que lo quiere matar.

En este versículo se presenta una gran verdad, no habla de cobardía, quizás tu y yo escuchemos en las noticias que hay un león en las calles y nos daría miedo salir lo que es totalmente natural, pero este versículo se refiere a la pereza; es decir que la emoción que determina aquí no es el miedo, es la flojera que puede producir trabajar.

En pleno me sentí identificada, cuantas cosas yo he inventado para no hacer o ir a ciertos lugares, por lo pronto debo examinarme y saber si fue flojera o miedo; aunque rápidamente hago un escáneo por algunos recuerdos y en efecto me ha dado flojera salir y he cancelado a último momento.

¿Te ha pasado esto a ti? – Es la pregunta que debes hacerte –

La persona floja inventa situaciones imaginarias para justificar el hecho de que no esté haciendo su trabajo, y por eso en lugar de enfocarse en el vicio de su pereza, dirige la atención al peligro de los leones.

Todo esto lo hace pues nadie que se quedara en casa solo por flojera, para evitarse el cuestionamiento de su entorno inventa el suceso en la calle.

Nuestro corazón usa a la mente para justificar lo que el corazón quiere, los placeres de la carne, lo contrario a lo bonito y lo puro, estar alerta es lo mejor que podemos hacer para sopesar siempre si es correcto o no pensar así.

Cuida tu mente de hacerla una fábrica de verdades a medias, verdades fragmentadas y llenas de evasiones fraudes, sobre todo por ti mismo y posteriormente por tu entorno. Resguarda tu corazón de los malos deseos, pero sobre todo de que no los traspase a la mente para luego accionar en equivocaciones que afectará el avance de tu vida.

Tenlo presente y sé sabio.

María Müller Noria

Creyente de Dios, emprendedora digital, usando mi cerebro al máximo y accionando en la realización de mis sueños.

Mi Instagram es @MullerDigital