CADA PROMESA DE DIOS TIENE UN MANDAMIENTO

Vemos en las redes sociales como diariamente hay imágenes con promesa de lo que Dios puede hacer, pero ten en cuenta que Dios no promete sin dar instrucciones, recuerden el no es hijo de hombre, por eso cuando leemos La Biblia encontramos que cada promesa tiene un mandamiento, si Dios te ha revelado las promesas que tiene para ti y aún no se han cumplido es porque sencillamente no estás obedeciendo.

En un principio cuando empecé a escribir este artículo, pensé en subir algunas imágenes de cuentas en las redes sociales donde día tras día colocan las promesas de Dios, pero no sus mandamientos. Y como esto genera miles de “amén” en los comentarios de dichas cuentas.

Por un lado esta bien, no está mal motivarnos entre hermanos, de leer La Biblia en imágenes, y asegurarnos de sus promesas, pero por otro lado al no dar el mensaje completo estamos distorsionando lo que La Biblia señala. Un ejemplo claro está en Filipenses 4:13 “Todo lo puedo en Cristo que me Fortalece” y el versículo anterior el Apóstol Pablo está indicando que ha aprendido a vivir cual fuere su situación y por eso hoy puede confesar que todo lo puede en Cristo, pero muchas personas solo se aprenden el versículo 13 de este capítulo y anhelan la tan ansiada prosperidad financiera.

También he podido observar que no existe consecuencia del pecado en estas cuentas, solo hablan de la restauración, pero no hablan del arrepentimiento y del cambio de actitud que debe tener un pecador para que pueda ser restaurado, el mejor ejemplo está en el hijo pródigo, La Biblia señala que él estaba comiendo con los cerdos y reflexionó y fue donde su padre y no le pidió la restitución de ser hijo sino que al menos lo dejará trabajar allí. En este sentido, vemos humildad, reconocimiento del error y por tanto la parábola señala que el Padre lo restituye como hijo y le hace un banquete, quizás si hubiese llegado altivo la lección hubiese sido otra pues el altivo Dios lo mira de lejos.


Es tan simple colocar el mandamiento y la promesa, inculcar una sana doctrina del mensaje de Salvación, entender los tiempos que estamos viviendo y avanzar en función a ellos. El pecado no puede tomarse con liviandad y se debe arrepentirse de corazón, pues eso es lo que está midiendo Dios.

María Müller Noria

Creyente de Dios, emprendedora digital, usando mi cerebro al máximo y accionando en la realización de mis sueños.

Mi Instagram es @MullerDigital