ADIÓS A LAS ESTRATEGIAS HUMANAS

En estos días en mi trabajo teníamos metas por cumplir, aunque trabajo independiente cuándo me contratan deseo siempre dar lo mejor de mí, recordemos que un cliente atrae otros tantos más. Como soy una persona de leer mucho, siempre cuando comienzo un reto nuevo leo y leo para aportar algo novedoso en donde me vaya a desarrollar laboralmente, y así fue, inicia el proyecto y empieza la acción con la implementación de las estrategias todo marchaba bien, la gente feliz y yo también.

La acción comienza y por tanto la evaluación también, pero cuando somos cristianos y sabemos que Dios es alfa y omega ponemos todos en sus manos, reflexionando entonces en este nuevo proyecto vi que no lo había puesto en manos de Dios para mí fue un error y me sorprendí, supe que uno siempre tiene que estar alerta porque así es como se empieza a colar el hielo, la frialdad por no tener presente a Dios.

Una vez hago la respectiva oración, viene a mi mente la frase del título de esta artículo, adiós a las estrategias humanas, es decir, adiós a todo lo planificado, lo leído, lo programado, y empiezo a orar por mi cliente y por la estrategia y entendí exactamente lo que quiere Dios con cada uno de nosotros: “Adiós estrategias humanas, bienvenidas las estrategias de Dios”

Y rápidamente lo fundamento en los siguientes versículos:

Mateo 6:26 “Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros, y sin embargo, vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros de mucho más valor que ellas?”
Este versículo me indica a mi que yo no debo preocuparme, sino orar a Dios y él dará el crecimiento y las estrategias de él que seguramente darán muchos menos trabajos que las mías.

Josué 1:9 Yo soy quien te manda que tengas valor y firmeza. No tengas miedo ni te desanimes porque yo, tu Señor y Dios, estaré contigo dondequiera que vayas.”

Sí estoy bajo su voluntad el bendecirá mis pasos, de seguro no habrá mejor estrategia que esta.

Proverbios 16:3 Pon en manos del Señor todas tus obras, y tus proyectos se cumplirán”.
Debí empezar así este proyecto, y tu también cada obra que emprendas, ponlos en las manos de Dios y verás el cumplimiento.

Proverbios 16:9 “El corazón del hombre traza su rumbo, pero sus pasos los dirige el Señor”.
Amén, solo puedo decir amén y entender esto para siempre y en todas las áreas de mi vida aplicarlas.
Tantos versículos que afirmarán que debemos poner al Señor en primer lugar, de hecho si echas un vistazo a la situación mundial precisamente estamos así por apoyarnos en nuestra propia razón y no dar el primer lugar al Creador.

MENSAJE FINAL


Siempre es bueno hacer nuestro plan, lo resaltante aquí es poner a Dios de primero para que nos corrija, nos guíe, nos oriente, nos anime, es la mejor parte del equipo.


Comenta conmigo alguna historia que tengas o un testimonio que quieras dar, de seguro será de edificación para todos.

María Müller Noria

Creyente de Dios, emprendedora digital, usando mi cerebro al máximo y accionando en la realización de mis sueños.

Mi Instagram es @MullerDigital