La planificación vs la acción de tu emprendimiento, cómo evitar el fracaso.

He amanecido meditando en esto, muchos clientes coordinan un plan majestuoso, organizado, planificado y súper enfocado a las metas que desean alcanzar, sin embargo no les basta para salir adelante como consecuencia, y aunque no tengo un estudio a la mano que así lo respalde, si sé que hay muchos emprendimientos fracasados en el camino.

¿Debemos llamar al fracaso por su nombre? O simplemente ¿Debemos rendirnos y desistir de la idea porque el fracaso es una alerta de la vida indicando que ciertamente el camino que estamos transitando no es el que nos corresponde?

Sé perfectamente que no son preguntas que me surgen únicamente a mí, de hecho un día la hice en público y el 100% de las asistentes estuvieron de acuerdo conmigo.

La respuesta más sana y equilibrada que nos proporciona bienestar en este camino del emprendimiento, trata de llamar las cosas por su nombre y asumirla tal como son, pues es parte del proceso de vida que nos toca vivir, independientemente de la actividad que realicemos.

Si una persona es trabajadora dependiente, puede que la despidan inesperada e injustificadamente o en el caso de un emprendedor si un contrato no le sale también es un fracaso que tiene que aprender a sobrellevar, pero no es para rendirse sino para aprender de lo sucedido.



La mejor opción:


-No disfrazar las cosas, llamarlas por su nombre y asumir es parte del proceso que llamamos vida-

Reconocer cada acción que nos sucede es una manera simplificada de ver la vida, en cambio cuando disfrazamos las cosas nuestro cuerpo, mente y espíritu no asume el error y sigue adelante sin tomar en cuenta que algo no está haciendo bien.

La planificación vs la acción de tu emprendimiento tienen que ver mucho con el elemento –evaluación constante- para así sentir que tenemos el mayor control posible de las actividades a realizar. También en un mundo donde Internet ha cambiado significativamente la forma de ver la vida, nos toca entonces enfocarnos siempre en que no todo es tan sencillo como Internet lo hace ver.

Internet facilita, es un canal sumamente poderoso para conectar, pero esto no alivia el trabajo, más bien nos alimenta las ganas de lograr más. En todo caso la planificación, la organización y la medición constante de las metas logradas no se disminuyen. Por lo que evitar el fracaso depende totalmente del emprendedor.

Cómo evitar el fracaso:


Siguiendo los procesos, las normas, gestionando desde el orden, siendo asertivo con la estrategia, no ser pesimista, más bien realista y con enfoque, sin distraerse en pequeñeces u otras cuestiones que te aparten del camino emprendido.

Se evita el fracaso siendo cuando se trabaja en equipo, si estás iniciando solo, pues no es así Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo te acompañan siempre, echa mano de las promesas de Dios.

Afianza tu estrategia en ayudar a los demás, todos queremos tener en abundancia, pero no todos alcanzan tal objetivo porque piensan en sí mismos, y somos lo que pensamos, y si piensas egoístamente, pues nada grande alcanzarás. #Sencillito

Para evitar el fracaso en un emprendimiento también hay que tener asesores, desde una óptica de vida, ahorita con los coach de vida algunos emprendimiento se han salvado, porque dejarte guiar en ciertas ocasiones no es indicativo de que tú no tienes mente propia, más bien es signo de que sabes pedir ayuda en el momento oportuno.


La planificación vs la acción de tu emprendimiento debe basarse en disfrutar este proyecto de la mejor forma posible. #Sencillito 

María Müller Noria

Creyente de Dios, emprendedora digital, usando mi cerebro al máximo y accionando en la realización de mis sueños.

Mi Instagram es @MullerDigital