Soy Crítico o un criticón

Dentro de los parámetros normales de la vida existe siempre estás dos vertientes, o se es crítico o se es criticón, en lo particular y con un poco de vergüenza reconozco haber estado en los dos papeles, aunque pensándolo bien hasta me resultó beneficioso ser crítica y ser critícona.


El crítico es aquel que observa algo y hace sugerencias para el bienestar del ambiente donde está, sea por su bien o por el de los demás, el crítico quiere es  hacer mejoras, el crítico no quiere ver a nadie retroceder, más bien le apasiona ver crecer a otras y encuentra gratificante ayudar a los demás. 

También está el crítico que evalúa para clasificar y posicionar obras de artes, lugares y restaurantes.
El criticón es muy irritable, este personaje, todo lo ve negativamente, se basa en “si lo hago yo queda mejor”, descalifica a los demás y no tiene tacto al hablar acerca de otros.

De este modo, podemos ver en qué posición estamos, si estamos en las dos a la vez o si solo ocupamos un solo extremo de ambos roles.

¿A Qué Nos Lleva Esta Evaluación?

En primer lugar y el más importante SABER para poder CRECER, evaluarnos a nosotros mismos nos hará avanzar, porque automáticamente tomamos las medidas correctivas.

En segundo lugar, porque nadie quiere estar solo perpetuamente, es decir esta bien tener momentos a solas, de hecho son totalmente necesarios, pero de allí a que todo el mundo nos huya es síntoma de que algo está pasando en nosotros y debemos corregirlo.

Características De Refuerzo

Cuando vaciamos algo es para utilizarlo para otra cosa, entonces despojarnos de ser critícones implica también llenar ese espacio con buenas actitudes, por ejemplo te invito a que inicies incluyendo estas nuevas características:

·         Reconoce tus errores.
·         Observa más habla menos.
·         Trabaja en equipo sin liderar el equipo.
·         Regala detalles a tus amigos/compañeros de trabajo. (chocolatitos, caramelitos, tampoco es que dejarás tu sueldo allí  pero te hará deponer tu mala actitud).
·         Sonríe porque si.
·         Tomate tiempo a solas para diagnosticar como vas avanzando.

Siempre Mira Desde Adentro

Si aún piensas que ser criticón está bien, creo que debes echar un vistazo a tu corazón, debes iniciar el día o la acción que vayas hacer preguntando como te sentirías tú, si alguien te dijera lo que tú vas a decir. La respuesta que obtengas de la reflexión te llevará a hablar o a callar.

La forma de decir la verdad es lo que la sociedad debe modificar, en cambio vemos que no nos atrevemos a decirnos las mejoras por temor a vernos como critícones, está la linea invisible y delgada entre ser críticos y critícones, entonces para no equivocarnos preferimos callar.

La clave siempre estará en conocer a la persona que le harás el correctivo, por allí vas a SABER como decirle algo para que pueda CRECER.

María Müller Noria

Creyente de Dios, emprendedora digital, usando mi cerebro al máximo y accionando en la realización de mis sueños.

Instagram