El efecto de las Redes Sociales en el cerebro

Las redes sociales pueden provocar adicción, mientras que las principales ventajas de su uso residen en los nuevos métodos de aprendizaje y el desarrollo de conexiones neuronales. Los científicos están descubriendo cómo aprovechar estas nuevas formas de interacción. 

Las redes sociales modifican nuestro cerebro 

El  cerebro tiene la suficiente  plasticidad para  adaptarse a los nuevos retos que supone el manejo de las  redes sociales como  Facebook,  Twitter o  Youtube. En el encuentro de especialistas en neurología “Redes III” celebrado recientemente en Madrid, una de las conclusiones fue que el uso de las redes sociales posee numerosos efectos positivos sobre el cerebro. 

Entre las ventajas se encuentran el  desarrollo de nuevas conexiones cerebrales y la creación de nuevos métodos de aprendizaje. 

El presidente de la Asociación Española de Neuroeconomía, Pedro Bermejo, apunta cómo aprenden los nativos digitales: "Los nativos digitales son capaces de hacer varias tareas a la vez con mejor resultado y son más rápidos buscando información para dar respuesta a preguntas concretas”. Sin embargo, estos tienen mayor dificultad a la hora de discernir entre fuentes de información fiables: "Le dan más importancia a la información que captan de sus amigos y conocidos, y menos a las páginas web oficiales y más confiables”.

Por otro lado, los especialistas advierten de que las redes sociales y el ámbito digital pueden provocar adicción ya que parte del procesamiento cerebral de las redes sociales tiene lugar en los circuitos relacionados con las recompensas, por lo que su uso descontrolado podría asociarse a algunos trastornos psiquiátricos como las adicciones. También influyen en la pérdida de concentración, de prestar atención y de leer y escribir textos largos. 

María Müller Noria

Creyente de Dios, emprendedora digital, usando mi cerebro al máximo y accionando en la realización de mis sueños.

Mi Instagram es @MullerDigital